Los mejores trucos para una repostería saludable

Admítelo… Te encanta el dulce.

¿Quién va a resistirse a esa tarta de aspecto tentador, ese postre para chuparse los dedos o a esas magdalenas caseras que se huelen a un kilómetro de distancia?

El problema es que después viene los remordimientos… Sabes que esos dulces bocados vienen cargados de azúcares, harinas refinadas y grasas perjudiciales.

¡Si sólo existiera una repostería saludable!

Si te identificas con lo anterior, tenemos una buena noticia para ti. En realidad, no es tan difícil lograr que tus dulces sean más sanos, empleando algunos trucos fáciles que te vamos a enseñar.

Primera regla: hazlo en casa

No hay vuelta de hoja. Si quieres comer una repostería saludable, lo mejor es hacerla en casa. De ese modo podrás asegurarte, que los ingredientes sean de buena calidad y controlar la cantidad. Además, no necesitarás añadir ningún aditivo sospechoso.

La repostería saludable empieza con una harina sana

Para la elaboración de la mayoría de los pasteles y bollos se usa harina de trigo refinada. No es una opción muy saludable, ya que carece de fibra y elevará rápidamente tu nivel de azúcar en sangre. Estarás además ingiriendo calorías vacías, sin prácticamente ningún nutriente.

Por ello, una buena práctica es sustituir la harina refinada por integral. Existen muchas recetas que te quedarán muy bien con este tipo de harina, si simplemente aumentas ligeramente la cantidad de los ingredientes húmedos (líquidos) en la masa.

Si la masa no sale lo suficientemente esponjosa usando un 100% de harina integral, trata al menos de sustituir una parte de la harina blanca.

Puedes experimentar también con otras harinas. La de avena, por ejemplo, es genial para galletas. Así mismo da buenos resultados combinar varias harinas sin gluten como las de arroz, maíz, trigo de sarraceno, mijo, quinoa…

También la harina de coco es interesante, pues contiene grasa que hace que naturalmente esté más húmeda, por lo que responde muy bien al horneado.

Grasas más saludables

Otro aspecto que puedes controlar, para lograr una repostería saludable, es el de las grasas. En tus recetas caseras, al contario que, en las industriales, no tendrá cabida el aceite de palma u otros aceites refinados poco recomendables.

Puedes simplemente sustituirlos por grasas buenas, tal y como ya vimos en nuestro reciente post sobre este tema.

Una buena idea es que uses aceite de oliva virgen extra o sustituyas la mantequilla (o parte de ella) por aceite de coco o la manteca de cacao. Estas dos grasas tienen una textura parecida y un sabor muy interesante.

Si decides mantener la mantequilla en la receta, usa de preferencia una ecológica y de animales que se alimenten con pasto.

Otro truco socorrido es sustituir parte del aceite o de la mantequilla por pulpa de aguacate o puré de manzana (sin endulzar). Pruébalo, te sorprenderás.

Si no quieres ponerle huevos…

Los huevos, si son ecológicos y se consumen en cantidades razonables, son un alimento saludable. No obstante, es posible que quieras seguir una dieta vegana, sin alimentos de origen animal.

Si es así, o si simplemente quieres que hacer la receta más ligera, puedes reemplazar los huevos por semillas mucilaginosas como las de chía, lino o la cáscara del plantago psyllium (también conocida por su nombre en inglés “psyllium husk”).

Estas semillas tienen la característica de que absorben el agua, se hinchan y adoptan una textura viscosa, muy parecida al huevo.

Repostería saludable sin o con menos lácteos

Muchas recetas incluyen entre sus ingredientes leche o derivados lácteos como el yogur o la nata. También aquí podemos optar por sustitutivos con menos grasa y calorías.

La leche puedes intercambiarla sin problema por bebidas vegetales de soja, arroz, almendra, mijo y avena. Esta última es especialmente indicada para las recetas de repostería saludable, ya que tiene un agradable sabor y es ligeramente dulce.

Como endulzar de forma saludable

Ya hemos visto opciones para las harinas y grasas refinadas, los huevos y los lácteos. Es hora de que nos ocupemos del que quizás sea el ingrediente más problemático de los dulces: el azúcar.

Para que puedas lograr realmente una repostería saludable, es importante que sustituyas el azúcar refinado blanco, por alternativas más sanas.

La opción más sencilla es usar tipos de azúcar menos perjudiciales, como el de caña integral, la panela o el azúcar de coco. Al estar nada o menos procesados, estos azúcares contienen todavía algunos minerales y vitaminas. Aunque, por supuesto, sigue siendo conveniente que los consumas con moderación.

Pero si quieres dar un paso más hacia una repostería saludable, existen también otras alternativas.

Frutas en vez de azúcar

Algunas frutas son naturalmente dulces, porque contienen fructosa. Es también un tipo de azúcar simple.

Sin embargo, al consumirse con la fruta entera, viene combinado con vitaminas, minerales y sobre todo fibra. Esto permite que nuestro cuerpo lo asimile mucho más lentamente, por lo que no resulta perjudicial, en cantidades razonables.

Por lo tanto, es una buena idea usar frutas como sustitutivo del azúcar en tus recetas de repostería saludable. Algunas de las que tienen mayor poder endulzante son el plátano, los dátiles, la piña o el puré de manzana, que como vimos ya también es una buena alternativa a las grasas.

Endulzantes naturales

Si empleando frutas todavía no obtienes un resultado lo suficientemente dulce, puedes suplementarlas con algún tipo de endulzante natural. Algunos muy populares son el jarabe de arce o el sirope de agave.

Sin embargo, con ellos pasa algo parecido que con los azúcares integrales. Son más saludables, porque contienen algunos minerales y antioxidantes, pero siguen siendo básicamente azúcares simples. Así que nuevamente te tenemos que recomendar que no abuses de ellos.

Si te va lo exótico, puedes probar el amasaké. Se trata de un producto japonés dulce, de consistencia y color parecido a unas natillas, y que se obtiene por la fermentación de mijo u otros cereales mediante un hongo.

Este proceso reduce el contenido en azúcares, aunque el amasaké todavía tiene un tiene un índice glucémico relativamente alto, debido a que procede de cereales.

Si padeces de diabetes y necesitas un endulzante natural con índice glucémico bajo y prácticamente libre de azúcares, existen otras opciones.

La Stevia, que se obtiene de las hojas de una planta, resulta ideal en este sentido y tiene un gran poder endulzante. Sin embargo, no a todos les gusta su sabor.

Algo más parecido al sabor dulce convencional son los endulzantes obtenidos a partir de los alcoholes azucarados de la madera y otras partes de algunas plantas como el xilitol (azúcar de abedul) o el eritritol.

Estos endulzantes naturales, de aspecto y sabor parecido al azúcar, tienen un índice glucémico muy bajo. Su único inconveniente es que si se consumen en grandes cantidades pueden causar diarrea o incomodidad intestinal, por lo que tampoco debes consumirlos en cantidades exageradas.

Finalmente, también existen algunos jarabes extraídos de raíces o frutas, como por ejemplo el de yacón o el del “monkfruit” (fruta del monje), que tienen un índice glucémico muy bajo.

Más sabor gracias a las especias

Un último truco que resulta útil para reducir la cantidad de azúcar en tus preparaciones es añadirle a la masa una buena cantidad de especias. Esto no sólo hará que tus dulces huelan deliciosamente, sino que aportará mucho sabor que compensará en gran parte la falta de azúcar.

Especias que van genial para con el dulce son la canela o la pimienta de Jamaica, también conocida como “allspice”. Añadiendo además pequeñas cantidades de jengibre, clavo, cardamomo o nuez moscada, darás un toque muy especial a tus pasteles o magdalenas.

Y si un día no tienes tiempo, compra artesano y ecológico

Como ya hemos comentado, no existe nada mejor que hacer tu propia repostería saludable en casa. De este modo también le cerrarás la puerta a los aditivos no deseados.

Sin embargo, hay días ajetreados donde simplemente no llegas, pero tienes un compromiso o te apetece algo dulce. Así que decides comprarlo. En estos casos te recomendamos que recurras a comercios especializados y obradores artesanales, que trabajen con ingredientes ecológicos.

En La Aldea Biomarket elaboramos diariamente bizcochos, muffins, galletas, tartas y otros productos de repostería saludable. Contamos con opciones para todos los gustos, veganos y no veganos y elaborados con diferentes harinas, siempre ecológicas.

Postres de rechupete y mucho más sanos

Con todas estas ideas que hemos visto a lo largo de este post, no debería resultarte difícil preparar dulces mucho más sanos.

Lo lograrás usando más harinas integrales, “tuneando” algunos ingredientes como las grasas, los huevos o los lácteos y, sobre todo, sustituyendo el azúcar refinado por frutas dulces y endulzantes naturales.

De este modo, tu repostería casera no sólo tendrá un excelente sabor, sino que estará también cargada de nutrientes. Esto evitará que consumas calorías vacías que sólo te causan una mala conciencia, a posteriori.

Porque el dulce debería estar para disfrutarlo sin remordimientos. ¿No crees?

Añadir Comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar